El Madrid deleita y el Valencia se desmorona
19 septiembre, 2018 – 23:25 | No Comment

El Real Madrid ganó con 3-0 a la Roma en el que ha sido el mejor partido con Lopetegui al mando. Los blancos dominaron el partido con posesión y verticalidad. Con el nuevo Madrid de …

Read the full story »
Crónicas de partidos

Conferencias y Ponencias

Entrenamientos

Entrevistas

Opinión

Home » Entrenamientos, Noticias, Opinión

La Pretemporada Ideal por Miguel Ángel Portugal.

Submitted by on 1 agosto, 2014 – 1:07No Comment

images

En estos días de “carga de gasolina” para todos los equipos españoles y europeos, escucho muchas críticas dirigidas hacia cómo se están desarrollando los entrenamientos en una época tan clave como ésta.

Hablamos de pretemporada, pero vemos giras, viajes de acá para allá, muchos miles de kilómetros de avión, poco descanso, escasa tranquilidad, actos publicitarios, exhibiciones en campos infames, amistosos contra rivales lamentables, etc… Mal, muy mal, y lo peor, es que, a veces, se critica desde el desconocimiento más absoluto aunque, también es cierto, es muy evidente en casi todo, el trasfondo de búsqueda de dinero, de venta de camisetas, de conquistas de mercados, en los que están enfrascados los clubes más grandes, pero también los más humildes. La cuenta corriente aprieta y hay que buscarse la vida. Es muy preocupante que, en ocasiones, esos intereses de mercadotecnia estén por encima de la preparación más ortodoxa e idónea para afrontar todo el año de dura competición. Así es la vida, y es lo que toca. Son las perversiones que te enmarronan tus buenas intenciones.

No obstante, quiero compartir con vosotros lo que podríamos definir como “La Pretemporada Ideal”, es decir, lo que los técnicos buscamos en este tiempo para que las cosas nos vayan lo mejor posible. Es obvio que, luego, la realidad de cada uno, te ubica en un escenario, y ahí, hay que torear cómo mejor se pueda.

En una pretemporada, al principio, se trabajan los contenidos genéricos tanto en el aspecto físico como técnico-táctico. Hay que  detenerse en ellos, e ir avanzando hacia los contenidos más específicos, según nos acerquemos al comienzo de la competición oficial.

El tiempo ideal de pretemporada es de seis semanas. Cinco están muy bien, también. Con menos semanas te quedas corto, sí o sí, y a lo largo del año, te vas acordando de este tiempo en el que inviertes para el futuro. La pretemporada es la clave del año. Bueno, eso y que entre la pelotita, o sea, como siempre. Entrenamiento y descanso, y distraerse de eso es coger un mal camino.

Las sesiones de entrenamiento deben ser mezcladas e intercaladas con partidos amistosos para coger ritmo. Alrededor de ocho partidos, es una buena cifra. Nunca más de diez, y nunca menos de seis ó siete. Es fundamental, arrancar, si se puede, con equipos más débiles para, poco a poco, ir metiendo los test y chequeos más importantes, -de más entidad-, lo más cerca posible de la competición. Siempre, repito, entrenamiento, descanso, partido, descanso, entrenamiento.

Ahora, con las dichosas exigencias del mal llamado fútbol moderno y de los equipos grandes -y no tan grandes- el gran problema con el que se encuentran es que tienen que comenzar jugando partidos muy pronto, -demasiado pronto-, y todo va acelerado y muy forzado. El descanso se olvida, y no sólo el físico, sino también, el mental.

Los técnicos debemos repartir minutos entre todos los jugadores de la plantilla para que no nos vengan problemas de esfuerzos que conlleven una lesión muscular. El objetivo más importante de este periodo previo a la competición es, no sólo la puesta a punto del futbolista, sino también, -y casi tan importante-, que ningún jugador se lesione y pierda parte de este proceso que, después, tardará mucho en recuperar. Pensad en tantos y tantos casos de jugadores que se han perdido la pretemporada por muchas circunstancias, y no han despegado en todo el año. De nuevo, repito, se han perdido el descanso, el entrenamiento, el resposo y la asimilación de todo el trabajo.

La labor de cuidar al jugador en este periodo, nos obliga a los entrenadores y a todo el cuerpo técnico y médico a planificar y dosificar los esfuerzos para que el organismo los asimile con tranquilidad y naturalidad. Debemos pensar en cada uno de nuestros futbolistas, y construir todos los requerimientos que les exigirá la competición, -según su demarcación y condiciones-, para que ellos los vivan y se acostumbren a manejarlos. Pensemos en componentes físicos, técnicos, pero también tácticos y, por supuesto, psicológicos. Una pretemporada debe ir de lo general a lo específico, al detalle más pequeño y cuidado, pues ahí es dónde están muchos secretos de una buena temporada, después. Debemos hacer un traje a medida de cada jugador, repasando su historial de manera exhaustiva (lesiones, problemas varios, etc…).

En los trabajos tácticos, los contenidos genéricos se comienzan por la asimilación específica por líneas, es decir, por defensa, por media, y por ataque. Los entrenadores pensamos en lo que queremos, y lo entrenamos por grupos de demarcación. Después, llegará el momento de ensamblarlo todo. Apasionante, pero difícil, claro.  Todo se trabaja para que el equipo sea uno, y no la suma de líneas. Lo del famoso bloque es la quimera que, a veces, se consigue en grados de excelencia.

Siempre comenzamos por lo fácil, y simple. Primero, explicamos los conceptos. Después, los ensayamos sin oposición. Tras eso llega la aplicación con oposición de rivales. Y, por último, el fuego real en los partidos amistosos que nos permiten ver posibles errores y abordar su corrección. La grabación en vídeo, y los controles de las nuevas tecnologías nos dan una información maravillosa. El fútbol es mucho más que un balón aunque, al final, haya sensaciones inexplicables que te ofrecen matices riquísimos. Un entrenador debe controlar todo eso.

La pretemporada es la “carga de depósitos” para todo el año, y la generación de buenas rutinas que deben presidir el minuto a minuto de un equipo. Si lo conseguimos, tendremos eso que se llaman automatísmos, que no suman, sino que multiplican el rendimiento del colectivo. Diego Simeone y su Atlético de Madrid son buen ejemplo de cómo alrededor de una idea, respetando el “fútbol”, se puede ganar aunque no seas el mejor, a priori. Todo partió de una buena pretemporada, y de ganar, por supuesto. Ganar siempre ayuda a creer en la idea. Así es la vida.

Suerte a todos, y feliz pretemporada con todo los entrenamientos de calidad que sean posibles, descanso y buenos partidos amistosos, y pocos aviones, giras, autobuses, etc…

Un abrazo,

MAP

1.agosto.2014

Leave a comment!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.

Resuelve la operación para comprobar que no eres un spammer [obligatorio para poder comentar]