LECCIÓN BLANCA DE FÚTBOL DE LOS MENOS HABITUALES EN RIAZOR
27 abril, 2017 – 21:26 | No Comment

DEPORTIVO DE LA CORUÑA 2 REAL MADRID 6
Lección de futbol del Real Madrid en Riazor. Y no fué la BBC y compañía sino los menos habituales los que guiados por un magistral Isco destrozaron desde …

Read the full story »
Crónicas de partidos

Conferencias y Ponencias

Entrenamientos

Entrevistas

Opinión

Home » Opinión

Pretemporadas para ILUSIONAR, de verdad…

Submitted by on 19 julio, 2016 – 13:53No Comment

CnqcPo3WgAAwbER.jpg-medium

La vorágine del fútbol se vuelve a poner en marcha. Ya empiezan, de nuevo, las primeras agujetas y sesiones dobles. Estamos en tiempos de “recarga de pilas”, y no hay tregua. Este permanente carrusel te arrastra, y te mete en su ritmo de máxima exigencia y seguimiento, casi triturador. Y da igual, que hayas ganado o perdido. Desde que se terminó la temporada pasada, toca volver a dar lo mejor de ti para estar lo más cerca de tu nivel, ya mostrado o no, y superarte si pudiera ser. ¡Qué estrés!

Pasa en el fútbol, pasa en la vida, y tiene que ver con lo efímero de todo, incluso, del éxito. Las cosas bien hechas, sólo hablan del pasado, no del presente o del futuro. En ese presente, o futuro, también, tendremos que hacer las cosas bien. La memoria sólo existe en el recuerdo, y sobre eso no se pueda actuar. Sólo se puede actuar en el presente, para condicionar lo mejor posible tu futuro… Y el pasado, en el pasado está, ¡ojalá!, para asumirlo y aprender de él.

Las pretemporadas de los clubes de fútbol, salvo excepciones, ya no son lo que eran. Bueno, nada es lo que era, o casi nada. Toca adaptarse, y en ese proceso de “nuevos tiempos” es dónde los mejores empiezan a destacar. Las largas concentraciones monacales han dado paso a los viajes transoceánicos, con entrenamientos, firmas de autógrafo y casi desayunos televisados “urbi et orbe”, al instante.

Todo cambia, menos la presión. Y ésta ya se puede apreciar en algunos rostros de los futbolistas. Esa es una señal muy evidente que, para algunos, se convierte en tensión corporal y problemas físicos añadidos. Las “pretemporadas de nuevo cuño” deberían tener en cuenta eso, y los protagonistas, también, pero no siempre se consigue, y eso provoca cierto aire a rareza.

Viendo a los jugadores, se les aprecia un gesto típico entre lo resignado y lo enfadado, con un punto de incredulidad. Y da igual que hayas ganado o perdido. Probablemente, tendrá que ver con la incertidumbre de las expectativas individuales. Es una perversión que condiciona la convivencia del equipo. En la raíz, está la mala costumbre de empezar a trabajar sin las plantillas cerradas, y con profesionales haciendo cosas que, -saben perfectamente-, no les van a servir para nada porque terminarán saliendo del club, o peor, condenados al banquillo o la grada en un papel de relleno. Saben que están porque, todavía, los “intocables” disfrutan de vacaciones por los compromisos con sus selecciones. Las cabezas están en otros sitios, y el artificio de “pretemporada interina” contamina todo.

Diría más. Da igual, la categoría y si han cumplido, o no, los objetivos del pasado. Les veo muy poco ilusionados. Un buen amigo me decía que, tal vez, es una especie “síndrome postvacacional de élite”. Repito, no lo sé, pero lo cierto que es hay poca alegría en este arranque al “ralentí”.

Ese peculiar estado de ánimo general influye, también, en la relación con el periodismo. Las brechas entre los protagonistas y los aficionados, -con los periodistas como intermediarios,- cada vez son más grandes. La incomunicación es evidente, y aquello de la convivencia necesaria y natural, ha pasado a ser una quimera. Incluso, en el colmo de los colmos, hasta los medios oficiales de los clubes tiene dificultades de relación con los jugadores que comparten empresa. Increíble.

Ya que estamos en tiempo de “recarga de ilusiones”, hagámoslo de verdad. Que los futbolistas, los entrenadores, los equipos, los clubes, y el periodismo, abran tiempo de motivación y parabienes para el futuro. Aprendamos del pasado, y convirtamos la pretemporada en un espacio para mejorar la convivencia y “las reglas” del juego. No es una visión buenista. Es la responsabilidad para dar el mejor producto posible a quien mantiene esto. Sí, para satisfacer al cliente común de todos: EL AFICIONADO.

¡Hala, todos a entrenar! Que gane el mejor, y eso de generar ilusión que sea de verdad, y predicando con el ejemplo. TODOS.

Emilio García Carrasco

– periodista –

19.julio.2016

Leave a comment!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.

Resuelve la operación para comprobar que no eres un spammer [obligatorio para poder comentar]